Let's grow new peasants!

Myriam ha recargado sus baterías y está lista para enfrentar el reto de contribuir al desarrollo del sector de la lana francesa

DSC00652

Myriam es una joven sexagenaria apasionada por el mundo de la lana. Empezó su actividad en la granja de la Thibaudière en la región Vendée en Francia en el año 2011. Transforma con métodos artesanales la lana de sus alpacas, ovejas (Shropshire, Merinos de Rambouillet et Sueco, Solognot y Gothland) y de sus cabras Angora y la que recupera de las granjas alrededores.

Su ganado incluye quince animales sobre 3 ha. Lava, carda e hila una parte de la lana y el resto lo envía a pequeñas hilaturas francesas. Una vez los ovillos listos, Myriam los tiñe con tintes naturales.

DSC00338

Etapa 1: Tratamiento de la lana para asegurar una buena fijación de los pigmentos

DSC00402

Etapa 2: Tinte

DSC00411

Etapa 3: Secado

 

Cultiva plantas tintóreas (Reseda o Gaude, Cártamo, Milenrama, Isatis Tinctoria o Pastel, Saraceno, alfalfa…) o bien las recoge en la naturaleza para producir sus propios colorantes. Cuando es incapaz de conseguir los tonos deseados, compra a comerciantes especializados en tintes vegetales ecológicos.

DSC00440

Bajo la marca Nat Wooly, Myriam vende sus ovillos de lana al natural o teñidos. También teje para fabricar gorros, chales, jerséis y otros accesorios. Vende directamente en el taller de su granja todos los jueves por la tarde de abril a octubre, en los mercados artesanos, en ferias y por internet. “Mi objetivo es valorar esas lanas, darles las ganas a la gente de tejer, de trabajarlas.”

La naturaleza y los animales, el hilo de Ariana de Myriam

Myriam inicia su aventura como enfermera en Paris. Ha crecido en una casita de las afueras de Paris donde tuvo la suerte de tener un cuadradito de césped para cultivar un huerto miniatura. La necesidad de estar en contacto con la naturaleza se manifiesta de nuevo y le anima a instalarse en Normandía con su marido para renovar una casa. Siguiendo con un trabajo de enfermera a domicilio, Myriam se dedica a las manualidades, cría algunas ovejas y gallinas, aprender a hilar la lana y a transformar los productos de su huerto. A través de estas actividades y muchos encuentros con los agricultores y artesanos que trabajan la lana en su vecindario, se confirma su pasión por la naturaleza y los animales.

Decide instalarse en la Vendée para estar más cerca del océano. Después de numerosas visitas de casa con terreno, tiene el flechazo y se instala. Le cuesta cada vez más realizar su trabajo de enfermera: “Cuando eres enfermera eres como una batería, te descargas cada día y te recargas en casa. A lo largo de los años, la batería se descarga cada vez más rápido y es cada vez más difícil recargarla.”

DSC00308

Tras un divorcio, Myriam desea conservar la casa y devolverle su vida de antaño, era una pequeña granja. Con la ayuda de sus amigos y del alcalde del pueblo, monta una granja pedagógica. En ese momento, las relaciones con sus vecinos agricultores se tensan, no les hace mucha gracia que se acerque a su sector. No les hace caso, durante varios años recibe a grupos; los niños descubren con entusiasmo la plantas tintóreas, los vegetales del huerto y los animales de la granja (cerdo, oca, gallinas, ovejas, cabras, asno, caballos…)

Además, organiza talleres de presentación de la transformación de la lana pero tiene ganas de ir más lejos: “Siento el vínculo con el animal cuando trabajo la fibra, la textura, el olor, sé de dónde viene. Siempre me fascina este proceso de transformación.”

Poco a poquillo teje el pájaro su nidillo

DSC00504

Llevar una granja ecológica, por pequeña que sea, pide mucha energía y muchas interacciones con personas que solo están de paso. Es hora de cambiar de ruta para encontrar una actividad que le corresponda y le permita a la gente quedarse más tiempo. Myriam conoce las maravillas de la lana, de la creación, de las fibras desde su niñez; su madre era muy buena costurera. “La lana es un material estupendo, un material renovable que tiene un vínculo muy fuerte con la tierra y el animal. Hoy, la mayoría de la lana francesa se transforma en China con procesos no ecológicos y el resultado no es de muy buena calidad. Transformar la lana de manera artesanal en Francia es para mí una acto militante con el fin de revalorizar este material noble que se está olvidando.”

Para ser rentable, se añade al proyecto de micro-granja, el de un eco camping en yurta. Cuando Myriam les presenta su iniciativa a los bancos, siete le rechazan el préstamo porque es un proyecto demasiado pequeño, demasiado alternativo y con muy poca inversión y además, llevado por una mujer sola. El aval del Fondo de Garantía para la Iniciativa de la Mujeres no es suficiente para convencer a los banqueros. Afortunadamente, uno más abierto acepta apoyarla.

Las primeras plantas tintóreas crecidas, empieza como una maga sus pruebas para encontrar nuevos tintes. Presenta sus descubrimientos en los talleres lana que organiza en verano para los clientes del camping y otros visitantes.

DSC00445

Hoy día, las actividades lana y eco-camping están al equilibrio. Myriam piensa poder sacarse un sueldo dentro de poco. Le gustaría poder ampliar más la parte de la lana para contribuir al desarrollo del sector de la lana francesa. De hecho, está participando a la creación de una carta para el sector textil francés y piensa inscribirse a la asociación Nature et Progrès (una certificación francesa todavía más comprometida que la ecológica). “Más adelante, si la actividad lana funciona bien, me gustaría parar un poco el camping para poder acoger a personas que estén haciendo prácticas. Son dos actividades bien distintas para las cuales hay que hacer la publicidad, el papeleo…para cada una; Es más difícil de lo que uno piensa compaginar las dos actividades.”

Su proyecto parece estar bien lanzado; Myriam acoge regularmente las “jornadas europeas de los trabajos artesanos” y recibió el premio del mejor trabajo artesano por su labor de la lana en 2014.

Consejos a futuros neo-campesinos

“Aconsejo el WWOOFING porque se puede vivir el día a día de los agricultores y eso las 24h del día lo que permite vivir la verdadera realidad de la actividad.”

“Conocer a gente que tengan el mismo espíritu que el proyecto que quieras montar.”

“Ser perseverante sin estar loco tampoco.”

“No lanzarse forzosamente en un proyecto solo porque es muy difícil. Hacerlo por ejemplo con el apoyo de su pareja que puede aportar un complemento de sueldo si hace falta.”

 

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

COMPARTE SU EXPERIENCIA:
BUSCAMOS A NEO CAMPESINOS O PERSONAS TRABAJANDO CON ELLOS DESEANDO COMPARTIR SU EXPERIENCIA. NOS ENCANTARÍA CHARLAR CONTIGO. POR FAVOR PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS! contact@neo-agri.org.

SI LE INTERSA LO QUE HACEMOS

INSCRIBASE!